Inicio / Europa / Noticia / El discurso de odio no es un diálogo protegido

El discurso de odio no es un diálogo protegido

18/12/2013

Artículo del Comisario Europeo de Derechos Humanos para la Campaña No Hate.

  • Imprimir
  • Escuchar
Cartel No Hate Speech Movement

Nils Muižnieks analiza en un artículo las diferencias entre un discurso protegido por el derecho a la libertad de expresión y un discurso de odio que no está protegido por este derecho, ya que vulnera los derechos humanos y, por tanto, debe ser prescrito por la Ley.

Según el Comisario, tenemos que encontrar el equilibrio adecuado entre la necesidad de actuar contra la incitación al odio y la importancia de preservar la libertad de expresión. El Convenio Europeo de Derechos Humanos deja claro que puede haber restricciones a la libertad de expresión en interés de la seguridad pública y la protección de los derechos humanos. En este sentido, la interacción entre la libertad de expresión y el derecho a ser libre de discriminación no debe ser un conflicto, pues son dos derechos complementarios. En otras palabras, más que preguntarnos qué podemos hacer para proteger la libertad de expresión, debemos preguntarnos lo que podemos hacer para luchar contra la discriminación "a través de" la libertad de expresión.

Luchar contra el discurso de odio es una “necesidad” ya que hay una relación directa entre un discurso de odio y la acción violenta. A veces el discurso de odio es evidente, con llamadas directas a la discriminación, el odio y la violencia, pero otras veces no es tan apreciable y poco a poco se convierte en aceptable socialmente. Aquí, los medios de comunicación tienen que desempeñar un papel importante. En este sentido, informes del Consejo de Europa y de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI) han puesto de manifiesto el vínculo entre los informes de los medios de comunicación, en relación con la estigmatización de ciertos grupos minoritarios, y la violencia racista.

Campaña No Hate Speech

Otro papel importante de lucha contra el discurso de odio los tienen los políticos, quienes cuentan con marcos legales para hacer frente a la incitación al odio y los crímenes de odio, sin embargo, es la política del gobierno la que a menudo contribuye a que esos marcos no se utilicen con eficacia. Pero la intolerancia no se combate sólo con una Ley, ya que la eficacia limitada de la Ley de procesar a los autores de los discursos de odio y el auge de las nuevas tecnologías han llevado a defensores de los derechos humanos a sugerir medidas como la Campaña europea de sensibilización No Hate Speech.

En España esta Campaña contra la Intolerancia en Internet está dirigida por el INJUVE y tiene como objetivo dotar a los jóvenes y las organizaciones juveniles de las competencias necesarias para reconocer y actuar contra la incitación al odio en Internet. Si tú también quieres formar parte de la campaña puedes hacerlo aquí.