Injuve

Inicio / Noticia / Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes

Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes

24/02/2014

La Fundación ANAR desarrolla, en colaboración con Sanidad, un programa de intervención para menores víctimas de la violencia.

  • Imprimir
  • Escuchar
Cartel de la última campaña de ANAR, con una parte solo visible para los menores

La Fundación atiende cada año, a través de sus teléfonos de ayuda, más de 324.000 peticiones de ayuda. De ellas, más de 319.000 corresponden al Teléfono de Ayuda a Niños y Adolescentes (900 20 20 10) y, el resto, al Teléfono del Adulto y la Familia (600 50 51 52), que recibe consultas de personas que necesitan ser orientadas en temas relacionados con menores. La Fundación también tiene un teléfono para casos de niños desaparecidos, único en la Unión Europea (116 000) y atiende peticiones de ayuda de niños y adolescentes realizadas por correo electrónico.

Colaboración con la Administración

La Fundación ANAR desarrolla, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, un programa de intervención sobre niños y adolescentes víctimas de la violencia de género. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha visitado a los profesionales que llevan a cabo algunos de estos programas, tanto en el ámbito de los menores como de la lucha contra la violencia de género, en la sede de la Fundación ANAR de ayuda a niños y adolescentes.

El programa se desarrolla en dos vertientes: atención a niños que viven la violencia de género hacia sus madres, y a chicas adolescentes que son maltratadas por sus propias parejas. Asimismo, la Fundación mantiene un acuerdo con el teléfono 016, dependiente de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, para derivar a su línea de ayuda a niños y adolescentes todas las llamadas recibidas en relación con menores de edad.

Motivos de las llamadas

El principal motivo  de llamada de niños y adolescentes al Teléfono ANAR es porque son víctimas de algún tipo de violencia y necesitan que alguien les escuche. En el 20 por ciento de los casos consultados está presente la violencia. Además, los menores piden ayuda por las dificultades que encuentran en sus relaciones familiares, principalmente con sus padres, y por problemas en sus relaciones sentimentales o afectivas con quien identifican como su pareja.

Los problemas más frecuentes tienen que ver con dificultades en las relaciones entre los diferentes miembros de la familia, con especial relevancia entre los padres y el menor de edad. Otros problemas subyacentes están relacionados con trastornos psicológicos de los progenitores, con el consumo de alcohol o drogas, con los procesos de separación y divorcio conflictivos, con la violencia de género contra la madre de los menores, y con problemas económicos, entre otros.